jueves, 8 de enero de 2015 | | By: Cristina

Establece tus propósitos y avanza hacia ellos

Es frecuente en estas fechas plantear objetivos para el nuevo año, pero también sucede muchas veces que éstos se olvidan al poco tiempo de haberlos planteado. Para que esto no suceda, dejamos algunas claves para establecer tus propósitos y avanzar hacia ellos, y no dejarlos en el camino a medida que transcurre el 2015.

Propósitos: pocos, reales y asequibles
Lo primero que tenemos que considerar es cómo establecer nuestros propósitos para el nuevo año, ya que si escogemos al azar lo que nos gustaría lograr, nunca podremos plantear objetivos acorde a nuestras posibilidades, necesidades y motivaciones.

Es decir, pensemos en lo que podemos mejorar, sin pensar que tenemos 12 meses para lograrlo, pues mes a mes iremos perdiendo motivación y como sucede con frecuencia, corremos el riesgo de olvidar el objetivo y dejarlo a mitad de camino del 2015. Entonces, pensemos en objetivos a mediano o corto plazo, que sabemos que podemos lograr con un poco de esfuerzo y dedicación, es decir, propósitos reales.

También esto determinará que sean propósitos asequibles, que podemos alcanzar si nos dedicamos a lograrlo y por último, pensemos en que lo mejor no es establecer 10 propósitos diferentes, sino que lo ideal es plantear pocos objetivos, con sólo tres a cinco será suficiente, y si somos capaces de cumplirlos antes de terminar el año, podremos volver a establecer propósitos saludables si lo deseamos.

El plan de acción
Cada propósito debe acompañarse de un plan de acción, de una lista de tareas organizadas en el tiempo, para que sepamos que es posible cumplir el objetivo planteado si nos esforzamos por realizar cada tarea asignada a lo largo de los meses siguientes.

Por ejemplo, si mi objetivo es correr una media maratón y hoy sólo corro 10 kilómetros, tendré que organizar un entrenamiento determinado, con días y horarios asignados, así como establecer días de descanso y planificar una dieta acorde al objetivo, siempre considerando los tiempos, es decir, los días y meses que tendremos para cumplirlo.
Sólo planificando tareas y acciones para avanzar hacia nuestro propósito tendremos siempre en mente la meta a alcanzar y no dejaremos a mitad de camino el objetivo planteado.

Medición de avances y progresos
Así como establecemos tareas y un plan de acción integral para avanzar hacia el objetivo, resulta imprescindible alimentar la motivación inicial que nos llevó a establecer el o los propósitos para el nuevo año, y para ello, una herramienta de mucha utilidad es la medición de avances y progresos.

Podemos emplear algún gadget cuantificador, registrar tiempos, velocidad, días de entrenamiento y asistencia e ir completando un check list de las tareas establecidas en el plan de acción, de manera de saber que estamos avanzando hacia el logro de nuestro propósito.

Con la medición de avances y progresos no sólo no perderemos motivación sino que siempre tendremos en mente nuestro propósito y el trabajo que realizamos para alcanzarlo, reduciendo el riesgo de no dejar en el camino los objetivos planteados para el nuevo año.

Ya sabes, busca buenos motivos, establece propósitos realistas y asequibles y diseña tu plan de acción para después medir los avances y progresos que te llevarán hacia la meta, para que el próximo fin de año tengas la posibilidad de contarnos tus logros durante este 2015.

Fuente:
Vitónica

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada